martes, 11 de diciembre de 2012

Los Procedimientos de los Síndicos de Stanford… ¿Esperanza, Castigo o Qué?


COACION VICTIMAS DE STANFORD AMERICA LATINA (COViSAL)  

*Versión en español*


11 de diciembre, 2012

Los Procedimientos de los Síndicos de Stanford… ¿Esperanza, Castigo o Qué?

Carta Abierta de COViSAL en respuesta a la Declaración Conjunta del Síndico de los Estados Unidos (Ralph Janvey), los Liquidadores Conjuntos (Marcus Wide y Hugh Dickson), y el Examinador (John Little) de fecha 4 de diciembre, 2012.

Estimados Señores,

Nos dirigimos a ustedes respetuosamente para expresarles nuestra indignación por el indebido atraso para llegar a un acuerdo final. Sus inacciones demuestran una absoluta indiferencia por el sufrimiento de las víctimas inocentes que perdieron los ahorros de toda la vida y que han estado esperando por cuatro años por alguna distribución que pudiera aliviar sus necesidades inmediatas –muchos han muerto como consecuencia. Solo vemos el prolongamiento de los procedimientos que simplemente benefician a los abogados que manejan la administración judicial y la liquidación.

Tres meses han pasado desde que la Cumbre en Washington, D.C. se llevó a cabo. Numerosas reuniones adicionales se efectuaron en diferentes fechas; y todavía las partes responsables no han terminado de ponerse de acuerdo. No sabemos qué pensar de su reciente comunicado conjunto anunciando un acuerdo en principio.  ¿Es esto considerado un logro? o ¿Es una obligación legal que debió haber sido cumplida hace mucho tiempo? El anuncio de prensa es un insignificante engaño navideño; un insulto a las víctimas. No hay un acuerdo a la mano; solo la continuación de las discusiones y negociaciones por el control de nuestros activos para cobrar honorarios y gastos. Nos preguntamos: ¿Qué intereses están detrás de las negociaciones? ¿Por qué afirman cínicamente que un acuerdo no pudiera ser logrado? ¿Por qué es tan difícil acordar un plan de acción definitivo y una resolución? Nosotros exigimos acciones inmediatas concretas para la verdadera recuperación y distribución de nuestro patrimonio, el cual fue vilmente robado bajo la mirada vigilante de las Agencias Reguladoras de los Estados Unidos.

El cuarto aniversario de la debacle de Stanford, que destruyó las vidas de miles de familias inocentes alrededor del mundo, es en dos meses. Hasta ahora, los profesionales manejando la administración judicial y la liquidación se están beneficiando y recibiendo más de $150 millones de dólares en honorarios y gastos – mientras las víctimas han recibido cero alivio económico. La saga continúa para las víctimas a medida que atrasos para llegar a un acuerdo y litigios continúan generando honorarios para ustedes, sus abogados y sus profesionales; reduciendo el remanente de nuestro patrimonio. Es obvio que no hay ningún sentido de urgencia para lograr una resolución rápida, ¿Por qué es eso? ¿Es por el dinero fácil disponible? ¿Es esto un resultado ético? ¿Por qué las víctimas tenemos que asumir todo el riesgo?

Las víctimas de América Latina conforman el grupo más grande de defraudados; 15.270 familias que representan el 70% del total de depositantes del Stanford International Bank Ltd., (“SIBL”), con más de $4 mil millones de dólares en pérdidas, quienes confiaron sus ahorros a una empresa que pertenecía a un conglomerado Americano, regulado y supervisado por el Gobierno de los Estados Unidos.  La mayoría de las víctimas de Stanford son gente modesta; familias con niños con necesidades especiales; personas mayores, enfermas o cercanas a su jubilación; todos, sin recursos para pagar por sus tratamientos médicos críticos y gastos de manutención. Muchas personas continúan muriendo mientras siguen esperando en vano por el retorno a tiempo aunque sea de una porción pequeña de sus ahorros para operaciones que pudieran salvar sus vidas o tratamiento de cáncer y otras enfermedades graves. Las víctimas latinoamericanas se sienten ignoradas y discriminadas.

Apreciamos el interés y el compromiso del Departamento de Justicia de los Estados Unidos en participar en las negociaciones, asistir a las víctimas de Stanford y asegurar justicia para todas las familias devastadas por este horrendo crimen. Les pedimos que tomen acción y nos ayuden a poner fin a este sin sentido que nos está perjudicando. Ustedes deben supervisar la distribución del dinero confiscado en Inglaterra, Suiza y Canadá, el proceso de reclamos y tener una voz en la determinación de la sensatez de los costos totales en la recuperación de los activos. Los $330 millones de nuestros ahorros confiscados en Europa y Canadá deben ser distribuidos a las víctimas, titulares de CDs del SIBL, sin importar su nacionalidad o ubicación, de una manera directa, eficiente y económica con el mínimo de deducciones para costos y sin apelaciones, sin retención de dinero para desarrollos inmobiliarios inciertos en Antigua, sin litigios adicionales, sin más honorarios legales y gastos, y sin pagos a intermediarios – incluyendo el IRS (Servicio de Recaudación de Impuestos) de los Estados Unidos. Este proceso debe ser transparente, equitativo, justo y eficaz en función de los costos y enfocado en preservar la mayor parte de los activos de las víctimas. Debe haber responsabilidad por el dinero gastado en litigios sin sentido y gastos innecesarios. Estos fondos es todo lo que queda de nuestros ahorros robados y deben ser devueltos a sus verdaderos dueños quienes los necesitan desesperadamente.

El Síndico de los Estados Unidos, Ralph Janvey y los Liquidadores Conjuntos, Marcus Wide y Hugh Dickson, deben firmar un Protocolo de Cooperación que incluya, entre otras cosas, los cinco puntos mencionados en el anuncio conjunto: (a) coordinación entre el Síndico y los Liquidadores Conjuntos respecto a sus respectivos procesos de reclamos, (b) incrementar el intercambio de información, (c) cooperación respecto a los esfuerzos de recuperación de activos y algunos de los otros esfuerzos legales, (d) una resolución sobre las disputas actuales referentes a los fondos que ahora están congelados en Inglaterra, Canadá y Suiza, y (e) la distribución de los fondos a los inversionistas-víctimas.

COViSAL solicita que consideren los siguientes dos puntos: (f) preparación de reportes conjuntos para darle al proceso judicial la transparencia que carece, y (g) supervisión de los asuntos del Administrador Judicial y de los Liquidadores Conjuntos por un ente legal independiente sin costo.

Le exhortamos al Comité Oficial de Inversionistas de Stanford, el cual representa los intereses de los inversionistas de Stanford alrededor del mundo, que transmita nuestra vos de súplica y nuestras preocupaciones expresadas en esta carta abierta a los Tribunales y a otras autoridades responsables del Caso Stanford. Nosotros tenemos el derecho de saber los términos del acuerdo antes de su aprobación final porque somos los principales afectados. Ustedes tienen el deber fiduciario con las víctimas de Stanford; sus decisiones y acciones deben ser llevadas a cabo considerando los mejores intereses de las víctimas. Es tiempo que las víctimas de esta atrocidad sean tomadas en cuenta.

Esperamos que las lágrimas de las inocentes familias ablanden los corazones duros y que los depositantes devastados puedan recuperar sus pérdidas sin más atrasos. Nuestro debido proceso y otros derechos constitucionales deben ser respetados. El Síndico de los Estados Unidos, los Liquidadores Conjuntos, el Comité Oficial de Inversionistas y los Tribunales deben hacer coincidir sus principios con sus acciones y demostrarle al mundo con acciones concretas e inmediatas, su compromiso con la honestidad, igualdad y justicia.

Le rogamos a Dios que los derechos de las víctimas prevalezcan sobre las manipulaciones judiciales y la buena conciencia sea el instrumento para impartir justicia. Dios bendiga los corazones de las inocentes familias – víctimas de un fraude que hasta la fecha aún no termina.


Jaime R. Escalona
En nombre de COViSAL
Director
Coalición Víctimas de Stanford América Latina (COViSAL)
http://covisal.blogspot.com/             
Twitter: @COViSAL