martes, 12 de marzo de 2013

Síndico de Stanford y Contraparte en Antigua Logran Acuerdo


Síndico de Stanford y su Contraparte en Antigua logran un Acuerdo


Por Laurel Brubaker Calkins – 12 de  marzo, 2013 11:19 AM GMT-0430  

(Traducido al español por COViSAL)

Los Liquidadores de Stanford nombrados en Antigua acordaron cesar sus acciones legales por el control de los activos del financiero condenado, en un acuerdo que pudiera permitirle a los inversionistas defraudados recuperar algo de los $300 millones que Stanford guardó en cuentas bancarias fuera de los Estados Unidos.

“Los fondos que están sujetos a este acuerdo representan la fuente más grande del dinero de los inversionistas que está disponible y que Allen Stanford aún no había gastado al momento que su esquema Ponzi colapsó”, dijo hoy Kevin Sadler, abogado líder del Síndico de los Estados Unidos, Ralph Janvey, en un correo electrónico. “En la ausencia de este acuerdo, estos fondos permanecerían fuera del alcance de las víctimas de Stanford por muchos años”.

Al dejar a un lado su diputa con Janvey y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, los Liquidadores de Antigua recibirán $36 millones de los fondos congelados de Stanford en Inglaterra; de acuerdo a una declaración conjunta emitida hoy por ambos Síndicos.

Honorarios Profesionales

Los Liquidadores de Antigua ya han recibido $20 millones de las cuentas en Inglaterra, por lo tanto, el pago adicional elevara su honorarios profesionales a $56 millones –casi igual al monto recibido por los profesionales de la administración judicial de Janvey desde que los reguladores de los Estados Unidos confiscaron las operaciones de Stanford en febrero de 2009.

Los profesionales de Janvey han recibido $63.3 millones en honorarios y gastos desde febrero 7, de acuerdo a su último reporte. Eso representa casi un tercio de los $230.2 millones que Janvey ha recuperado del patrimonio.  Él ha pagado adicionalmente $53.3 millones en costos para cerrar los intereses de los negocios de Stanford. Janvey recientemente propuso una distribución intermedia de $50 millones para los inversionistas, la cual espera la aprobación del Tribunal.

Angie Shaw, una fundadora del Stanford Victims Coalition, denuncio que el acuerdo es una “recompensa” que gratifica a los liquidadores de Antigua a expensa de los inversionistas”.  “Mientras el acuerdo pone fin a la disputa territorial internacional de cuatro años que le ha costado a las victimas millones de dólares no publicados, los únicos beneficiados verdaderos en el acuerdo son los Liquidadores de Antigua.”, dijo Shaw hoy en un correo electrónico. “Los liquidadores de Antigua están esencialmente recibiendo una honorario de recompensa a cambio de abandonar sus litigios por el control de las cuentas congeladas en el extranjero que contiene el remanentes de los ahorros de toda la vida de las víctimas”.

El Juez de Dallas

Mientras Janvey recibió el control sobre todos los activos de Stanford por el juez de Dallas a cargo del caso de la U.S. Securities & Exchange Commission en contra de Stanford, los tribunales de Inglaterra, Suiza y Canadá, inicialmente le habían otorgado el control de cerca de $320 millones en cuentas bancarias extranjeras a los liquidadores nombrados por el tribunal en Antigua, Marcus Wide y Hugh Dickson de Grant Thornton.

Elizabeth Ortega, una vocera de Wide y Dickson, no respondió inmediatamente a mensajes de vos y correos electrónicos solicitando comentarios sobre la reacción al acuerdo por el grupo de víctimas.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos implemento una congelación administrativa sobre los fondos en Europa desde que Stanford y sus cómplices fueron condenados el año pasado. Los liquidadores de Antigua han peleado para retener el control y han presentado varias demandas para recuperar activos que duplican las acciones legales que ya inicio Janvey, de acuerdo a los registros en el tribunal. Wide y Dickson no ha declarado públicamente cuanto han podido recuperar para los inversionistas de Stanford.

‘Victimas de Stanford’

Peter Morgenstern, un abogado del Comité Oficial de Inversionistas, dijo que los inversionistas deberían tener el derecho de decidir si los liquidadores de Antigua reciben más honorarios o si el gobierno de los Estados Unidos debería seguir luchando para recuperar los fondos de Stanford congelados en Europa a través de acuerdos internacionales diseñados para recuperar dineros provenientes del crimen.

“El punto es cuánto de los activos recuperados por el Gobierno de los Estados Unidos para el beneficio de las victimas debería ser gastado”, dijo Morgenstern en un e-email. Al igual que los acreedores en un proceso de bancarrota pueden opinar de como los ingresos de la bancarrota son distribuidos, él dijo, los inversionistas defraudados deberían también dar su opinión antes que un monto tan grande del patrimonio sea pagado en honorarios profesionales.

Bajo los términos del acuerdo anunciado hoy, los liquidadores de Antigua distribuirán los $44 millones restantes en cuentas en Inglaterra a los inversionistas  después que los liquidadores hayan recibido sus $36 millones en capital de trabajo. Wide y Dickson también distribuirán cerca de $60.5 millones de fondos actualmente congelados en Suiza, de acuerdo a una declaración conjunta.


Transferencia de Fondos

Cerca de $23 millones en fondos canadienses y $132.5 millones de fondos en Suiza serán transferidos al Departamento de Justicia de los Estados Unidos y Janvey para su distribución a los inversionistas a través del sistema del administrador de los Estados Unidos, de acuerdo a la declaración conjunta. El acuerdo “crea un plan para la distribución de casi el 90 por ciento de los activos congelados en Inglaterra, Canadá y Suiza y dichas distribuciones se efectuaran tan pronto sean aprobadas por las autoridades pertinentes en esos países”, dijeron los liquidadores de Antigua en una declaración conjunta.

Los tribunales en los Estados Unidos, Antigua e Inglaterra deben firmar el acuerdo antes de las distribuciones de fondos, de acuerdo a la declaración.

Sadler, el abogado del Síndico de los Estados Unidos, dijo que el acuerdo fue el resultado de meses de negociaciones que involucraron a funcionarios de cinco naciones.

“Este acuerdo es una de las tareas más complejas de este tipo”, él dijo en un e-mail. “No fue un trabajo fácil”.

El caso criminal es U.S. v. Stanford, 09-cr-00342, U.S. District Court, Southern District of Texas (Houston). El caso de la SEC es Securities and Exchange Commission v. Stanford International Bank, 09-cv-00298, U.S. District Court, Northern District of Texas (Dallas).

Para contactar al reportero del artículo: Laurel Brubaker Calkins in Houston atlaurel@calkins.us.com.

Para contactar al editor responsable del artículo: Michael Hytha at mhytha@bloomberg.net