martes, 17 de febrero de 2015

Seis años después de la debacle del Stanford Financial Group – familias reciben centavos; Síndico de los Estados Unidos y los Liquidadores Conjuntos millones de dólares

COViSAL
For Justice & Restitution
_____________________________________________________


Seis años después de la debacle del Stanford Financial Group – familias reciben centavos; Síndico de los Estados Unidos y los Liquidadores Conjuntos millones de dólares

Hoy marca el sexto aniversario de la debacle de Stanford que afecto las vidas de miles de inocentes familias alrededor del mundo, cuando el 17 de febrero, 2009, la U.S. Securities and Exchange Commission (“SEC”), abruptamente intervino el Stanford Financial Group en todo el mundo. Estas familias han visto con tristeza, que la posibilidad de recibir un alivio económico para mitigar sus pérdidas desaparece. La realidad es que la injusticia continua para ellos mientras el Síndico de los Estados Unidos y los Liquidadores Conjuntos generan honorarios y gastos para sí mismos, sus abogados y otros profesionales; los únicos beneficiados hasta el momento, cobrando millones de dólares.

Las familias de América Latina son el grupo más grande de defraudados; 15,270 familias representando un 70% del total de los depositantes del Stanford International Bank, Ltd. (“SIBL”) con más de $4 mil millones en pérdidas, quienes confiaron sus ahorros a una empresa perteneciente a un conglomerado Americano, regulado y supervisado por el gobierno de los Estados Unidos. La mayoría de los depositantes del Stanford son gente modesta; familias con niños que requieren tratamientos especiales. Muchos viven de la caridad de sus vecinos, otros están enfermos y no pueden pagar por sus tratamientos médicos y medicinas; vidas se están perdiendo por no poder pagar por operaciones que salvarían vidas, sueños rotos y familias destruidas.

El Síndico de los Estados Unidos, Ralph Janvey, ha “recuperado” aproximadamente $240.9 millones de dólares hasta el 31 de diciembre, 2013, y ha gastado más de $127.5 millones en honorarios y gastos. Los logros del Sr. Janvey en lo que respecta a la recuperación de activos para su distribución a los depositantes ha sido un fracaso total. De acuerdo al Examinador, John Little, “El Síndico y sus profesionales no han identificado ningún activo de Stanford significativo o cuentas que no hayan sido identificadas al comienzo de la Administración Judicial”. En contraste, Irving Picard, el Síndico encargado de desenredar el fraude de Bernard Madoff, ha recuperado más del $10 mil millones de dólares para las víctimas. Esto equivale al 59 por ciento de los $17 mil millones de dólares del capital que perdieron miles de inversionistas en negocio de asesoramiento de inversión de Madoff.

Es inaceptable que los tribunales de los Estados Unidos y de Antigua, para el detrimento de los depositantes de Stanford, hayan permitido a la Administración Judicial y a la Liquidación, que fueron nombradas para prevenir el malgasto y el despilfarro del patrimonio de los acreedores, continúen prolongando la recuperación de los activos por tanto tiempo; generando interminables horas facturables y gastos para sus profesionales.

Adicionalmente, la firma del Acuerdo de Cooperación Transfronteriza de Insolvencias entre el Síndico de los Estados Unidos y los Liquidadores Conjuntos, parece solo beneficiar a sus abogados y profesionales. Ellos se han dividido el pastel y se lo están comiendo también. ¿Por qué los Tribunales y las autoridades de los gobiernos responsables permiten que el Síndico de los Estados Unidos y los Liquidadores Conjuntos continúen agotando el patrimonio de Stanford que pertenece a los depositantes con un acuerdo que incentiva el continuo enriquecimiento de los abogados sin demostrar resultados de recuperación significativos y una razonable compensación para las víctimas de los dineros recuperados?

En una respuesta a la moción del Síndico de los Estados Unidos sobre la liberación de una porción de los honorarios retenidos por el Tribunal, el Examinador, John Little dijo: “Lo que actualmente ha sido distribuido a los depositantes de Stanford, aproximadamente $30 millones de dólares, es menos de la mitad de lo que ya se le ha pagado a los profesionales de la Administración Judicial”.

¿Quiénes son los verdaderos beneficiados del acuerdo de cooperación entre el Síndico de los Estados Unidos y  los Liquidadores Conjuntos?

En cuanto a la responsabilidad innegable de las entidades reguladoras, COViSAL se pregunta: ¿Por qué las entidades reguladoras de los Estados Unidos confabularon para negarles la protección a miles de depositantes inocentes, clientes de Stanford, violando el mandato del Congreso de los Estados Unidos de “proteger al público inversionista”? ¿Por qué fueron las “banderas rojas” que aparecieron en las examinaciones de Stanford que se efectuaron desde 1997 desestimadas? ¿Por qué no fueron investigadas las quejas de clientes y empleados de Stanford, las cuales años tras años, avisaban de un vertiginoso supuesto fraude piramidal?

¿Qué entidad legal honesta y transparente está supervisando lo procesos de administración y liquidación? ¿Dónde están los balances de poder?

Por sus implicaciones, el Caso Stanford es un ejemplo de como los Estados Unidos maneja los asuntos de ética y moral en el área financiera en un escenario global que ya ha sido testigo de tanta corrupción política y financiera.

Por lo tanto, estamos convencidos que si este monstruosos fraude, el cual opero con impunidad por más de una década en y desde los Estados Unidos, no es resuelto satisfactoriamente para todas las víctimas, el descredito mundial de los Estados Unidos referente a fraudes financieros se profundizara, incrementando adicionalmente la desconfianza que actualmente existe en su sistema financiero.

En Dios confiamos que los derechos de las familias inocentes se impongan sobre las manipulaciones judiciales, y que la buena consciencia de las autoridades responsables sea el instrumento para impartir justicia y una compensación total para todas las familias afectadas.


/s/ Jaime R. Escalona
Jaime R. Escalona
On behalf of COViSAL
Director
http://covisal.blogspot.com/             jaenrodes@gmail.com

Twitter: @COVISAL